La Mediación como una Herramienta para el Cambio Cultural

                Mucho hemos escuchado en estos días que en nuestro país vivimos altos índices de violencia, donde conflictos menores han terminado en asesinato, diferencias de pensamiento han llevado a actos de violencia, y así muchos ejemplos más. Esta situación nos lleva a reflexionar sobre qué nos pasa como sociedad, qué hace falta para que las diferencias propias de vivir en comunidad se logren solucionar de manera pacífica, logrando un entendimiento entre las partes involucradas.

                  Ante esta realidad, se nos presenta la mediación como una herramienta eficaz para que las personas encuentren en este espacio una oportunidad para el diálogo. La mediación es transversal a todos los ámbitos del quehacer humano, abarcando el ámbito familiar, escolar, comercial, comunitario, etc. Por tanto, debiera ser una instancia presente en el pensamiento colectivo a la cual recurrir ante cualquier conflicto. Así los niños desde la etapa escolar debieran formarse en esta “cultura del diálogo” para resolver sus conflictos entre compañeros, adquiriendo las herramientas para solucionar sus conflictos venideros, puesto que el conflicto es parte de la vida humana en sociedad. Así como la escuela, los demás grupos intermedios de la sociedad debieran adoptar la mediación como herramienta de resolución de conflictos, ya que ésta favorecerá el ambiente dentro de esa comunidad y permitirá que la misma persona descubra su capacidad de resolver sus conflictos a través del diálogo y el entendimiento, lo que luego usará para solucionar sus diferencias en la familia y demás ambientes en los cuales se desenvuelva.

                  Para lograr lo anterior se necesita un mayor compromiso por parte de la autoridad, para que así como se instauró la mediación como una alternativa real y eficaz de resolución de conflictos en el ámbito de familia y salud, se implementen políticas públicas que establezcan la mediación como primera instancia de solución de conflictos en ámbitos civiles, comerciales, vecinales, etc, que de no prosperar se deriven a tribunales.

                  Países como Australia, Estados Unidos, Argentina, entre otros, han ido incorporando en sus legislaciones la mediación como método de resolución de conflictos con gran éxito, favoreciendo una cultura del diálogo, en la que se busca evitar la confrontación, siendo la vía judicial la última ratio. Por tanto los esfuerzos por dar a conocer la mediación como una herramienta eficaz para construir la paz social, deben estar dirigidos principalmente a la autoridad ejecutiva, legislativa y judicial, para que con su voluntad y apoyo, se logre plasmar en la institucionalidad chilena la mediación como una vía efectiva de resolución de conflictos.

Trinidad Alamos Alessandri

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *